e-rph 16, jun. 15 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6
e-rph nº 16, diciembre 2015
Estudios Generales | Estudios
 
 
La materialización de la memoria más próxima. Dos ejemplos de arquitectura religiosa del primer franquismo en Asturias: un patrimonio menospreciado y en peligro | Noelia Fernández García
 
     

 

La justificación del uso de este estilo se basa, principalmente, en la identificación del nuevo régimen con los reyes de la Monarquía Asturiana, los cuales comenzaron el proceso de reconquista para la recuperación de la patria y la defensa del catolicismo frente al Islam. Con esta base ideológica, además del sentido de cruzada que se le otorgó a la guerra civil, el bando nacional también defendía una filiación con estos monarcas por haber defendido España y el catolicismo de la destrucción que pretendían provocar las “hordas marxistas”. Esto resulta clave para comprender el por qué de la expansión del neoprerrománico dentro de la arquitectura de reconstrucción durante la posguerra, muy extendido dentro la praxis de los arquitectos de este territorio, quienes defendían su uso por considerarlo muy afín a lo nacional y lo católico. Por otra parte, dentro del campo de la restauración resulta muy llamativo el interés por restaurar todos los edificios pertenecientes al prerrománico que habían resultado dañados, principalmente, debido a su importancia simbólica.

Los arquitectos encargados de la reconstrucción de los templos durante la posguerra, como José Francisco de Zuvillaga y Zubillaga, Ignacio Álvarez Castelao, Enrique Rodríguez Bustelo, Juan Vallaure, Francisco de Saro, etc., estaban estrechamente vinculados con la DGRD. Por ello, en estas iglesias nos encontramos con unos planteamientos teórico-estéticos que manifestaban claramente los ideales del régimen emanados desde este organismo, rechazando totalmente la modernidad y mostrando un claro desfase respecto a la arquitectura religiosa que en ese momento se estaba realizando en el resto de Europa (Adams Fernández, 2002:338). 


3.- La actividad constructiva en los primeros años del franquismo a través de dos  ejemplos: San Pedro de La Felguera y Nuestra Señora del Carmen de la Dársena de San Juan de Nieva


A continuación, nos dispondremos a analizar dos casos de arquitectura religiosa construida en los primeros años del franquismo en Asturias. No obstante, este estudio abarca tanto la reconstrucción a partir de estilos historicistas como las construcciones de nueva planta de estilo más contemporáneo, motivo por el que se expondrá una muestra de cada forma de proceder. Si bien la construcción de ambos templos se llevó casi en las mismas condiciones, pues ambos se construyeron después de la guerra en zonas industriales que no contaban con iglesia parroquial, el devenir de su propia historia ha sido tan distinto que, mientras una se conserva en perfectas condiciones, la otra se encuentra en una situación de abandono completo.

La iglesia de San Pedro, en el distrito langreano de La Felguera, había sido terriblemente dañada durante la Revolución de Octubre de 1934 y se destruyó por completo durante la guerra; por ello, la reconstrucción del templo en una zona industrial con un alto porcentaje de obreros se hizo más que necesaria en los primeros tiempos del régimen. En el año 1939, el arquitecto local José Ramón del Valle Lecue fue el encargado de peritar los daños del templo, además de presentar un primer proyecto para su restablecimiento (Valle Lecue, 1949). Su propuesta[Ilustración 01] era una iglesia de una sola nave, cuya estructura y, especialmente, apariencia exterior eran resultado de la conjugación de tres de los templos prerrománicos más relevantes del contexto asturiano: Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y Santa María de Bendones.


Ilustración 01. Primer proyecto de iglesia parroquial en La Felguera. [AA.VV (1940). Porfolio de las Fiestas de San Pedro. Langreo: Sociedad de Festejos de San Pedro].



Por motivos actualmente desconocidos, José Ramón del Valle quedó apartado de la dirección de las obras de este templo, y José Francisco de Zuvillaga y Zubillaga fue el encargado de continuar en la tarea. Éste descartó el proyecto anterior argumentando que el diseño no le parecía apropiado por no adecuarse a las medidas de los cimientos de que disponían y por remitir, además, a esquemas modernos debido a su única y colosal nave. Zuvillaga diseñó un nuevo proyecto de iglesia (Zuvillaga y Zubillaga, 1941) [Ilustración 02], la cual se comenzó a construir en el año 1941, que conjuga básicamente dos de los historicismos más relevantes para la arquitectura religiosa de la zona: el neorrómanico y el neoprerrománico. Sus características más relevantes, en las que se muestra la reinterpretación historicista son la volumetría y los elementos ornamentales del románico autóctono, junto con la torre campanario que sigue los esquemas de la Torre Vieja de la Catedral de Oviedo; la estructura remite también a la Catedral de la provincia en cuanto a la morfología de la fachada; y el prerrománico está presente en la cabecera, claramente inspirada en el templo prerrománico de San Julián de los Prados.


Ilustración 02. Iglesia parroquial de San Pedro (Langreo) en la actualidad. [Elaboración propia].



Las intervenciones posteriores que ha sufrido el templo a lo largo de su historia se corresponden, principalmente, con la restauración de las pinturas de inspiración neoprerrománica del interior en el año 1983, junto con mejoras en la instalación de calefacción para aumentar la confortabilidad de la iglesia (AA.VV, 2004:93).

En la década de los ochenta, los templos parroquiales de Santiago Apóstol, en el distrito de Sama, y el de San Esteban, en el de Ciaño, con las mismas características o similares a la iglesia parroquial de San Pedro, fueron clasificados en la categoría de Protección Estructural, que garantizaba las intervenciones en caso de daños estructurales por ser edificios de uso comunitario, dentro del catálogo urbanístico de Langreo (Mangas Villa, 2008:6); sin embargo, el templo de San Pedro no se incluyó, por lo que no contaba con ningún tipo de protección. La situación cambió en el año 2008, momento en que el templo sí fue incluido dentro del “Conjunto histórico de elementos relacionados con la siderurgia”, dentro del subconjunto denominado “Rectángulo original” ”(Mangas Villa, 2008:20), donde se encuentran las primeras calles urbanizadas del distrito y los equipamientos de mayor importancia. La inclusión dentro de este conjunto se debe a la relación entre la reconstrucción del templo y la empresa siderúrgica Duro Felguera, pues esta realizó numerosas aportaciones económicas que favorecieron la intervención, así como contribuyó con mano de obra vinculada a la fábrica, sita también en La Felguera. La declaración de “Conjunto Histórico” se contempla, en principio, desde el ámbito local a través del Catálogo urbanístico del concejo de Langreo, sin embargo también se ha contemplado y propuesto su posible declaración BIC en un futuro, por reunir todos los requisitos necesarios contemplados en la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural (Mangas Villa, 2008:36).

En la actualidad, San Pedro de La Felguera se encuentra en un buen estado de conservación e incluso presenta nuevos elementos como las nuevas puertas interiores, donadas por uno de los feligreses, que, aunque no guarden relación estilística con el templo, muestran el apego de los vecinos a la iglesia parroquial.

Sin embargo, durante el período autárquico nos encontramos también con obras de nueva planta que, en un principio, poco parecen tener que ver con esta extendida concepción de cómo debían ser los edificios religiosos de esta arquitectura nacional.

Uno de los ejemplos más llamativos se encuentra en la localidad de San Juan de Nieva, en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen de la Dársena de San Juan de Nieva [Ilustración 03], en el concejo de Castrillón. Esta antigua parroquial fue obra de uno de los arquitectos vanguardistas más famosos y de mayor relevancia en el territorio asturiano: Ignacio Álvarez Castelao. Formado en la vanguardia de la década de 1930 y arquitecto de Hacienda desde 1941, mantenía una actitud crítica frente la tendencia arquitectónica del régimen (Alonso Pereira, 1996:332-333), si bien esa postura no le impidió totalmente recibir encargos oficiales como el de la realización de esta iglesia en 1944.


Ilustración 03. Antigua parroquial de San Juan de Nieva (Castrillón) en la actualidad. [Elaboración propia].

 

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios