e-rph 21, dic. 17 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13
e-rph nº 21, diciembre 2017
Estudios Generales | Estudios
 
 
Los grados de Historia del Arte en España 12 años después del Libro Blanco
 
     

 

2.2.4 Caso tipo 4: Tener “conocimiento de” o “tener nociones de”

Todas las que encajan en este tipo adolecen de la característica D (niveles básicos de Bloom) y dependiendo del contexto que le sigue en la redacción, muchas también adolecen de la C (son propias de asignatura, es decir alcanzables en pocos ECTS, y no de título).

Como comentábamos antes y según nuestras agencias de calidad, los niveles cognitivos bajos no son recomendables en competencias que se declaran alcanzables en enseñanzas superiores, y menos aún si van acompañadas de apelativos con “generales”, “básicos” o “nociones de”. A priori ninguna competencia específica que es alcanzada tras 240 ECTS de estudios superiores debiera tener esos adjetivos.

Para ejemplificar esta importante idea, puesto que también sobre ella descansa parte del cambio de paradigma educativo, haremos uso de varias competencias de Sevilla -aunque las hay en otras universidades analizadas-. Las graduaremos de menos a más, en cuanto a la naturaleza del objeto al que se refiere el conocimiento a adquirir.

En un extremo tenemos la E14. Conocimientos básicos de iconografía o de mitología clásica.

Este caso admite pocas dudas. Las competencias así redactadas no son de título sino claramente de asignatura. Y además de recurrir al nivel más bajo de Bloom (el conocimiento), usa el apelativo de “básicos”.

Ahora examinemos las dos siguientes escaladas en orden creciente:

E19. Conocimientos en Museografía y Museología.

E20. Conocimientos en gestión de colecciones de arte: inventario, documentación, exposiciones y difusión de arte.

La primera alude al conocimiento de un ámbito profesional, y la segunda progresa hasta el conocimiento de la “gestión” de un ámbito profesional. Sin embargo ambas siguen encabezadas por “conocimiento de”.

La E19 se sigue pudiendo alcanzar con clases teóricas y la lectura de una bibliografía básica. Y puede ser evaluada con el clásico examen en el que el alumno se limita a devolver la información recibida de una u otra fuente, tal cual. Sigue anclada en el nivel cognitivo más básico: la capacidad de retener la información y devolverla repetida. No llegan siquiera al nivel de “Aplicación” de ese conocimiento en algún caso o problema concreto del ámbito referido. Por ende, este ejemplo concreto de la E19, es claramente también de asignatura: se puede alcanzar en unos cuantos ECTS, no hacen falta 4 años para conseguirla. Es inapropiada por partida doble.

Y llegamos a la E20. Tampoco es apropiada como competencia de enseñanzas superiores, porque conocer cómo se gestiona algo es muy distinto a gestionar. Igual que tener conocimientos teóricos de baile es muy distinto de bailar -tendré que poner al alumno a bailar no una sino muchas veces, incluso tendrá que ver al docente hacerlo alguna vez-. El egresado en arquitectura no “tendrá conocimientos de” diseño de edificios, sino que “diseñará” edificios.

Se podrá argumentar que no podemos pretender, en este ejemplo de la E20, que un alumno de Historia del Arte vaya a “gestionar” durante el grado una colección de arte. Pero tampoco un alumno de arquitectura diseñará edificios para ser construidos y puestos a la venta durante el grado. En su lugar hará parte o fragmentos de esos diseños según diferentes prismas, distintos enfoques que constituirán ensayos académicos cercanos a la práctica profesional. Siguiendo el ejemplo, la gestión de una colección de arte también se puede abordar académicamente, con sus fases de viabilidad, planificación, análisis o propuestas, con sus justificaciones o razonamientos correspondientes, con sus “visitas de obra” y sus debates de casos destacados. Fases y actividades que pueden producir el equivalente a los planos del arquitecto, objetos mensurables y evaluables académicamente. Documentos y actividades que permiten evaluar, no solo el conocimiento y comprensión de los contenidos asociados de una o más asignaturas como ocurría en el paradigma anterior –que también-, sino que van más lejos al demostrar otras capacidades que incluyen a las anteriores, y que como añadido, están próximas a la práctica profesional.

El conocimiento de algo, aunque sea “sistemático e integrado” –adjetivos que encontramos con frecuencia entre las analizadas- no implica la aplicación de ese conocimiento a ningún caso, problema o proyecto concreto. La docencia, la escritura de textos para su difusión, la investigación, la tasación, la catalogación… etc. requieren de más capacidades que el mero conocimiento y comprensión de un cuerpo de información, sea esta del calibre que sea. De hecho por ese preciso motivo no es recomendado por la literatura sobre educación por competencias, el uso de los niveles inferiores, “conocer” y “comprender”, en enseñanzas superiores.

La evolución hacia una redacción adecuada y más significativa es sencilla. Usemos para ilustrarlo este otro ejemplo, también de Sevilla:

E23. Adquisición de conocimientos sobre documentación de los bienes artísticos muebles e inmuebles.

¿Por qué no evolucionar directamente a “Documentar”? Las consecuencias del cambio de redacción son inmediatas: que el alumno tenga “conocimiento sobre” documentación, se puede evaluar con un examen, pero que sea capaz de “Documentar” se resuelve mediante un trabajo académico, que lleva implícito y asegurado el conocimiento de lo primero.

Los mismos argumentos se pueden aplicar a numerosas competencias analizadas, da igual que hagan referencia al conocimiento de técnicas, metodologías o el arte de periodos históricos. Quedando patente que ni siquiera la siguiente se escapa de esa necesidad de evolución:

(Sevilla) E38. Adquirir conocimientos de la Historia del Arte General Universal: Historia del Arte de las Primeras Manifestaciones Artísticas, Historia del Arte Antiguo, Historia del Arte Medieval, Historia del Arte Moderno, Historia del Arte Contemporáneo, Historia general del urbanismo.

Porque, aunque ya no podemos calificarla de competencia de asignatura, alcanzable en un número discreto de ECTS, tenemos de nuevo “Adquirir conocimientos…”, que solo cobra sentido en un grado como primer paso para una competencia de niveles cognitivos superiores y profesionalizantes, que no se queden en el conocimiento bulímico -y con frecuencia estéril- si no se va más allá.

En cualquier caso hay que recordar y remarcar que el cambio de paradigma educativo no implica la desconsideración del conocimiento o de los contenidos, nada más lejos, sino que pone los caballos (las competencias) delante del carro (los contenidos) y no al revés. Evoluciones posibles de la anterior redacción, como “Interpretar objetos histórico artísticos del arte general universal…”, o “Tasar objetos histórico artísticos del Arte General Universal…” o “Catalogar [ídem]” etc. incluyen ya el conocimiento expresado en la competencia E38, pero ya sí van más allá.

La única salvedad, para este caso concreto, se puede hacer con aquellas declaradas como conocimientos “instrumentales”, o conocimiento “práctico” o adjetivos equivalentes como “aplicados”; puesto que se puede entender que detrás de esa afirmación está, no solo el hecho de que se ha transmitido al alumno el “cómo se hace” y él es capaz de repetir las instrucciones por escrito, sino que sabe hacerlo por sí mismo. Aun así, se trata de una elipsis innecesaria pudiéndose usar directamente otros verbos de acción más sencillos, directos y significativos en vez de “conocer de forma instrumental”. Se puede hacer otra salvedad con “conocimiento crítico de” ya que -también elipsis innecesaria- se puede suponer que la intención del redactor es la de apuntar a la capacidad de evaluación o enjuiciamiento, ya sí de niveles cognitivos superiores.

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios