e-rph 21, dic. 17 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12
e-rph nº 21, diciembre 2017
Instituciones | Estudios
 
 
Museos y consumo cultural. Percepciones y experiencias en la Noche de los Museos
 
     

 

Con relación al género observamos una mayor participación de mujeres que de hombres en todos los museos, excepto en el MTA. En este sentido, de los 39 hombres encuestados, 24 respondieron en el MTA, esta proporción podría relacionarse con las características de la institución militar en la que funciona el museo. En otras investigaciones también se observó mayor participación de público femenino durante la NM (Zabala y De Carli, 2015; Bialogorski y Fritz, 2004; Melgar, Elisondo y Chiecher, 2016).

La caracterización del público en función de las ocupaciones permite observar que es variado, incluyendo a estudiantes, profesionales, autónomos, empleados, jubilados, docentes, militares, entre otros. Sin embargo, se observa una mayor participación de estudiantes y profesionales en todos los museos. En el estudio realizado por Zabala y De Carli (2015) también se visualizó una mayor participación de estudiantes en relación a otras ocupaciones. Considerando las ocupaciones y los museos, observamos que en el MHR hay mayor participación de docentes comparado con los otros; en el MBA mayor cantidad profesionales y estudiantes, en tanto que la mayor proporción de amas de casa se ubican en el MTA, dato que es similar al obtenido en una investigación anterior (Melgar, Elisondo y Chiecher, 2016).

Específicamente sobre la mayor cantidad de estudiantes y profesionales en el MBA, señala Gutiérrez (2010) que la distribución del público en los museos de arte según el nivel de instrucción, muestra que el visitante predominante es el estudiante de la escuela secundaria y que la estructura de los públicos de los museos es muy parecida a la estructura de la población distribuida según origen social. Los individuos con mayor nivel de instrucción tienen más probabilidades de haber crecido en un medio cultivado.

4.3.- Resultados

Se presentan a continuación las categorías construidas a partir del análisis realizado y los objetivos planteados. Se construyeron seis categorías que son analizadas considerando investigaciones previas y perspectivas teóricas que fundamentan el estudio.

1) Motivos para participar. Las motivaciones y expectativas ocupan un lugar relevante en las experiencias en museos, el por qué y para qué, las personas deciden trasladarse hasta un museo forma parte de lo que Falk y Dierking (2000) denominaron contexto personal. En este sentido el cuestionario presentó un ítem acerca de los motivos por lo que el público decide participar de la NM. Entre las respuestas posibles se presentaron las siguientes opciones: me dio curiosidad, me gustan los museos y no puedo visitarlos en los horarios de día por razones laborales, fui a la NM de otras ciudades, conocía el evento pero nunca participé y ‘otros’. El público podía seleccionar más de una opción. La opción más indicada en todos los museos fue la curiosidad (50 sujetos), luego conocía el evento pero nunca había participado (30 sujetos), me gustan los museos y no puedo visitarlos en horarios de día por razones laborales (17 sujetos) y fui a la NM en otras ciudades (5 sujetos). Algo interesante sucede con la categoría ‘otros’ (30 sujetos) que al ser analizada permite observar ‘otros motivos’ no considerados por el cuestionario. En este sentido ‘otras razones o motivos’ son; ‘me gustan las actividades culturales, el arte y los museos’ (23 sujetos); ‘vine para compartir con mi familia’ (5 sujetos), y ‘vine por mi trabajo’ (2 sujetos).

[Link 4]

La curiosidad y la posibilidad de visitar museos de noche son dos de las motivaciones mencionados por el público consultado durante el estudio. Estos resultados se relacionan con los encontrados por Bialogorski y Fritz (2004) quienes destacaron tres aspectos en el análisis de las motivaciones de los participantes de la NM en Buenos Aires: la nocturnidad; la gratuidad y el deseo de conocimiento. Específicamente nos interesa el deseo de conocimiento, en términos de mera curiosidad o de algún interés particular; así como la nocturnidad, el hecho de que la propuesta se realice en horarios nocturnos es uno de los aspectos fundamentales que motivan al público a participar, tanto por una cuestión operativa (falta de posibilidades de recorrer museos en la semana por las obligaciones laborales) como por una cuestión de elección de ocio nocturno.

“La posibilidad de visitar los museos un sábado por la noche es vista como una opción de salida que puede hacerse en familia, con amigos, con la pareja o solos, pero que, al ser una actividad nocturna, adquiere un plus de sentido, “otro condimento” (…) La “noche” es asociada con una predisposición anímica y una percepción de las vivencias y del tiempo, diferente a las diurnas (…) Se podría pensar la Noche de los Museos en el sentido antropológico de fiesta, en cuanto acontecimiento trascendente en la vida social, en la cual se subvierten el tiempo y el espacio habituales (y esto tiene que ver con la nocturnidad), y se afirman los lazos comunales” (Bialogorski y Fritz, 2004:10).

En el estudio de Melgar, Elisondo y Chiecher (2016), la curiosidad y la nocturnidad también aparecen como una de las principales motivaciones de los participantes de la noche de los museos. Cuando los museos ofrecen actividades que salen de las rutinas esperadas por los visitantes, parecen actuar como disparadores de la curiosidad. La curiosidad aparece relacionada con la creatividad, y en este sentido, cuando hablamos de museos como contextos creativos, destacamos su rol de ofrecer experiencias diversas a los visitantes que activen su curiosidad. Señalan Zabala y De Carli (2015) que en la noche hay una apropiación diferente del tiempo y del espacio, ya que no hay pautas fijadas por el guía y se modifica la cercanía y lejanía con la muestra, se comparte con otros grupos, no hay silencios.

Otro aspecto que emerge de los datos es el ‘gusto’, en términos de Bourdieu una disposición culta definida por el reconocimiento del valor de las obras de arte y la aptitud duradera y generalizada para apropiarse de los medios que permiten su comprensión estética. En las respuestas del público consultado se observa ‘el gusto por los museos, actividades culturales y obras de arte’, especialmente este tipo de respuestas se presentaron en los participantes del MBA. El gusto, como disposición culta, supone el manejo de un código históricamente constituido que permite el desciframiento de las obras, como condición de apropiación.




Ilustración 01. Escuchando cuentos en el patio del museo. Museo Histórico Regional. Tercera Edición de La Noche de los Museos. Imagen de autoría propia.

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios