e-rph 8, jun. 11 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
e-rph nº 8, junio 2011
Concepto | Estudios
 
 
El Canal de San Indalecio. Caracterización y estudio de un sistema hidráulico del Siglo XIX en la provincia de Almería | Yolanda Górriz Expósito y José Sabater Montes
 
     

 

2.- CRONOLOGÍA

Como resultado tanto de la consulta de fuentes primarias como de una revisión bibliográfica, se presenta a continuación una cronología con los datos más significativos  hallados sobre el Canal de San Indalecio.
Con fecha de 2 de Julio de 1875, se ha localizado el documento más antiguo al que hemos tenido acceso sobre el CSI. Titulado Memoria sobre la fuente y cauce general de riegos de Don Indalecio (1), éste fue enviado a la Excma. Diputación de Almería por el promotor del proyecto, Indalecio de Córdoba Escámez, con el fin de que esta se adhiriese a la nueva iniciativa.  

Según esta fuente, la sociedad se encuentra ya constituida; sin embargo, la escritura que atestigua este hecho se ha localizado en la sección de protocolos notariales del AHPA (2) con fecha de 8 de mayo de 1876. Será este, por tanto, el día en el que se forme legalmente la Sociedad de Nuevos Riegos de San Indalecio.

Se realiza en esta memoria, además, un cálculo desglosado de lo que supondría la compra de 2.000 fanegas de tierras de secano, junto con diferentes operaciones de trabajo. El gasto total de todas estas operaciones dirigidas a la puesta en marcha de este vasto proyecto ascendía a 5.660.000 reales (3).

Esta sociedad estaba formada por 720 horas de agua, de las cuales el 8 de mayo de 1876, cuando se firmó la escritura para la constitución de la sociedad, solo había repartidas 496 horas y media. Según el Reglamento de la Sociedad de Nuevos Riegos de San Indalecio (4):

  • - Art. 56. Se establecen tandas de quince días o sea con la mitad de las aguas que cada cual posea.
  • - Art. 57. Las tandas darán principio por la última parada del cauce general, siendo de cuenta de la Sociedad el regasto de agua que hubiese hasta llegar a ella.
  • - Art. 58. Irán sucediendo en el orden de riegos la parada inmediata superior del cauce, en la cual se cortarán las aguas y se contarán las horas al que estuviese haciendo uso de ellas.

Estas horas son las que otorgaban a los socios el derecho y número de votos, de manera que según el artículo 20 del reglamento, “los votos se computarán uno por cada hora de agua y no por personas”. Así mismo, el artículo 9 señala que “los que posean en propiedad solamente media hora de agua, tendrán voz en las juntas generales; pero para formar un voto lo harán unido a otro que posea otra media”.

Otro dato a tener también en cuenta en la Memoria es el reparto de horas de agua entre los accionistas; de éstos destaca sobre los demás por su mayor número de horas de agua (100 horas) el Ayuntamiento de Almería. A pesar de que el nombre de la sociedad parece indicar que el destino de las aguas era exclusivamente el riego, lo cierto es que gran parte de estas aguas, además, fueron empleadas por el consistorio municipal para abastecimiento de la parte alta de la ciudad. Este hecho se confirma con la noticia recogida por el diario La Crónica Meridional del día 29 de enero de 1914; según ésta:

“Sigue el conflicto del abastecimiento de agua en nuestra capital, mostrándose ya cansado el vecindario de la falta tan continua de dicho necesario líquido.

Y a todo esto el Ayuntamiento sigue adquiriendo el agua de la fuente de Benahadux, que representa un gasto nada pequeño, aprovechando parte de aquella algunos propietarios para regar sus tierras, como se demostró ayer en una visita que hizo al cauce el inspector de la guardia municipal señor García Casero.

Este por orden del Alcalde señor Sánchez Entrena, fue ayer de madrugada a Benahadux, regresando a pie por todo el cauce y al llegar a Zamarula, encontró una finca de don José García García, que acababa de ser regada, o sea durante las horas que esa agua pertenecía al abasto de la ciudad.”

El 3 de Agosto de 1876 se firma el convenio entre los representantes de la fuente de Benahadux y la Sociedad de Nuevos Riegos de San Indalecio, según el cual se llega, entre otros, a acuerdos como:  

  1. Los propietarios de la fuente de la vega de Benahadux ceden a perpetuidad a la Sociedad San Indalecio el uso y disfrute de las aguas de su fuente en cuanto excedan de trescientos metros cúbicos por hora que se reservan dichos propietarios para sí.
  2. La sociedad San Indalecio se obliga a ampliar la galería subterránea de la fuente, reformándola si fuera necesario, aumentando al menos treinta metros lineales de galería para acrecentar las aguas.
  3. Toda el agua restante que exceda de los trescientos metros cúbicos por hora que se reservan para sí los propietarios, quedará a la libre disposición de la Sociedad San Indalecio.
  4. Cuando el agua producida por la fuente después de terminados los trabajos en la fuente por la Sociedad San Indalecio sea menor de los trescientos metros cúbicos referidos, toda ella irá para los propietarios de la expresada fuente sin que haya lugar a reclamación.
  5. Los propietarios de la fuente de Benahadux se obligan a no poner impedimento alguno a las obras que la Sociedad San Indalecio crea oportuno hacer en la fuente.

Señala un artículo de La Crónica Meridional del día 3 de Agosto de 1877, que las obras  comenzaron el 1 de Septiembre de 1876. Para el 3 de Agosto de 1877, según la misma noticia, hay ya realizados 7 kilómetros de canal. Las obras llegaban hasta la Loma de Cárdenas, pero debido a que faltaban aún algunas pequeñas obras de fábrica, el agua llegaba solo hasta el Barranco del Potro.

En el mismo artículo se señala como director de los trabajos al reputado arquitecto D. Enrique López Rull. Este mismo dato se repite en la página 6 de la Memoria de los trabajos realizados por la junta directiva de la Sociedad de Nuevos Riegos San Indalecio durante el año 1897 (5) aprobada el día 8 de enero de 1898, según la cual:

“Todas estas obras, y desde luego las de prolongación, han sido proyectadas e inspeccionadas por nuestro celoso Director Facultativo D. Enrique López Rull, en quien la sociedad tiene, con harta justificación, puesta toda su confianza.”

Se trata éste, por tanto, de otro proyecto hidráulico más en el haber del arquitecto provincial, el cual en el año 1873 proyectó la distribución y construcción de siete fuentes en Vera (Almería), y en 1878 hizo lo propio en Canjáyar (Almería) (Ortiz Soler y Cara Barrionuevo, 2001:3).

En el año 1891, a raíz de la inundación que causó graves daños en la ciudad de Almería, se llevaron a cabo una serie de reformas encaminadas a modificar el curso natural de la red hidrológica. Una de estas modificaciones es la que se llevó en la rambla Alfareros donde se decidió abrir una trinchera de desviación en el collado Marín que daría lugar a un cauce de 114 metros de longitud, y una anchura inferior de 12 metros. Esta trinchera, además de afectar al camino de Enix, alteró el CSI, de manera que para salvar el nuevo cauce se tuvo que realizar un acueducto metálico —desaparecido entre 2005 y 2007— a unos 4 metros por encima de la solera, de 1 metro de alto y 0,78 metros de ancho (García Hernández, 2001:111).

Esta segunda memoria, además de informarnos sobre los pagos que se hicieron ese año a D. Enrique López Rull, y de que para esta fecha aún no se habían concluido los últimos cien metros de prolongación de la fuente debido a que se trabajaba con grandes dificultades a causa del exceso de aguas en la perforación de las lumbreras y a la falta de ventilación de la galería, nos muestra que en este año ya se estaban realizando reparaciones en algunos tramos del trazado. A través de ésta, además, tenemos conocimiento de que por falta de lluvias el caudal de la fuente disminuyó hasta el punto de proporcionar menos caudal que el que correspondía al pueblo de Benahadux, provocando la necesidad de comprar el agua necesitada a altos precios.

1 | 2 | 3 | siguiente

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios