e-rph 8, jun. 11 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
e-rph nº 8, junio 2011
Concepto | Estudios
 
 
El Canal de San Indalecio. Caracterización y estudio de un sistema hidráulico del Siglo XIX en la provincia de Almería | Yolanda Górriz Expósito y José Sabater Montes
 
     

 

Al parecer, esta disminución de aguas no fue un hecho aislado, ya que con el paso de los años surgieron enfrentamientos entre la Sociedad de Nuevos Riegos de San Indalecio —en adelante SNRSI—, y el Sindicato de Riegos de Almería y Siete Pueblos de su Río. Una muestra de estos enfrentamientos se recoge en el Recurso de Alzada ante el Sr. Ministro de Fomento interpuesto bajo la dirección del letrado D. José Fornovi Vivas, por el procurador Don Trinidad Jiménez Segura en nombre del Excmo. Sr. Marqués del Cádimo, que data del año 1907 (6).

La siguiente noticia de relevancia pertenece al 11 de febrero de 1926; La Vanguardia informa del siguiente acontecimiento:

“El ingeniero belga don Luís Siret ha girado una visita al paso de Zamarula para inspeccionar el alumbramiento propiedad de la sociedades Nuevos Riegos San Indalecio. Acompañábale una comisión de ingenieros y la junta directiva.”

Estrechamente relacionado con la anterior noticia se encuentra el artículo recogido en La Crónica Meridional del 3 de julio de 1927, donde se relata lo siguiente:

“Los que estos días atraviesan la carretera de Granada, quedan extrañados al ver las obras de fábrica que se están realizando para elevar a fuerza de motores el agua artesiana encontrada en el llamado pozo de Zamarula. (…) Pronto quizás a fines de este mes, se logre ese ideal, y terminado el cauce aéreo, las máquinas elevadoras llevarán el precioso líquido a esas tierras calcinadas (...)”

A partir de esta fecha el número de noticias halladas decae notablemente hasta que prácticamente desaparecen de los años 30 en adelante. En los años 50 las escasas noticias proceden del Boletín Oficial de la Provincia de Almería, que es de donde procede la última referencia tenida en cuenta para este estudio.

Con fecha de 14 de marzo de 1951, se señala que D. Antonio Oliveros Ruiz solicita “autorización para construir una línea de transporte de energía eléctrica a 25.000 voltios con el fin de accionar los grupos necesarios para elevación del agua destinada a riegos en el pozo establecido en el barranco de Piedras Negras en el término municipal de Benahadux”. Según continua, esta línea tenía una longitud de 887,50 metros que partía del transformador de Zamarula, cruzaba las líneas telegráficas y telefónicas, y la carretera de Motril a Murcia, hasta el transformador situado en el barranco de Piedras Negras.

3.- ESTUDIO

A) Trazado

El trazado del Canal de San Indalecio, a grosso modo, es aquel que según relata la Memoria de 1875 enviada a la Diputación Provincial, tiene su salida en el olivar de D. Pedro Marzal, Término Municipal de Benahadux, hasta el final del cauce general, que concluirá en el Puerto de esta Capital; Este cauce, según su nivelación traída desde S. Miguel, propiedad del Sor. Marques de Cadimo, lleva las aguas con cuatro metros de elevación sobre la superficie del Panteón nuevo de esta Ciudad; y siguiendo su dirección a Poniente, pasa por la parte superior de los sitios nombrados, Cantera de la Iglesia; Cueva del barro; Cerro de S. Cristóbal; Barranco del Caballar, y Puerto. En la escritura de constitución de la SNRSI, se vuelve a expresar que se va a realizar un canal que partiendo del molino llamado de San Miguel vaya a terminar en el collado que llaman de los Toros de esta ciudad, cerro San Cristóbal. Una vez más, el Recurso de Alzada nos confirma que la sociedad construyó un cauce general que arrancando del Partidor de San Miguel, que es donde tiene la toma de su porción de aguas, termina detrás de la Alcazaba de esta Capital.

A pesar de que las alusiones al trazado son variadas, resultan sin embargo insuficientes a la hora de localizar el canal en algunos puntos a lo largo de todo su recorrido. Debido a que no se han localizado las láminas para reconstruir exactamente su trayecto en estos puntos —tramos de canal desaparecidos o, simplemente, no visibles por discurrir de forma subterránea—, nos hemos servido para su reconstrucción de las fotografías aéreas, de entre las que destacan las del Vuelo Americano de 1956, y de los mapas topográficos del Catastro Parcelario del Instituto Geográfico y Catastral a escala 1:5000 de los términos municipales de Almería, Huércal de Almería y Benahadux de los años 1927, 1928, 1934, 1935 y 1940.

Con estos medios se ha podido realizar la reconstrucción en dos zonas de Huércal de Almería. La primera zona se corresponde con el tramo comprendido entre la galería que cruza la Rambla Calabaza [Link 1], y la Rambla de Córdoba. Aquí la localización se ha presentado particularmente compleja debido, por una parte, a que el canal avanza de forma subterránea, y, por otra parte, a la gran aglomeración de pequeños sistemas hidráulicos en el entorno. La segunda zona de Huércal de Almería donde también ha sido posible su reconstrucción se encuentra en La Peinada, donde la masificación urbana ha enmascarado completamente su trayecto. En el municipio de Almería, donde hace unas décadas se instaló el basurero municipal y donde actualmente se encuentra el inicio del polígono industrial de la Cepa, nuevamente ha sido necesaria la reconstrucción. Un último punto conflictivo se ha encontrado en el nudo de incorporación a la autovía A-7 en la rambla Belén, ya que este ha desfigurado completamente el paso entre la Molineta y el collado Marín. El trazado entre el barrio de la Fuentecica y el Cerro San Cristóbal solo ha podido ser completado en parte.

En algunas zonas donde la identificación del trayecto también ha sido problemática debido tanto a la inexistencia de documentación previa, como a la presencia de  elementos pertenecientes a otros sistemas hidráulicos, señalados además en alguna referencia bibliográfica como pertenecientes al CSI, nos hemos servido del software incorporado en el visor de las ortofotografías de la Junta de Andalucía. Este nos ha permitido localizar los elementos dudosos, Acueducto de la Rambla del Arco y canales asociados, y determinar la altitud a la que se encuentran éstos y el Partidor de San Miguel (punto donde las aguas de la fuente de Benahadux se derivan hacia el CSI) [Link 2]. Del perfil se desprende que el acueducto y los canales asociados, debido a que se encuentran a una altura superior que el citado partidor, no pertenecen al CSI. Un análisis organoléptico del acueducto nos permite confirmar que nos encontramos ante construcciones pertenecientes a sistemas hidráulicos anteriores en el tiempo si atendemos a la  inscripción (7) de uno de sus paramentos. [Ilustración 03]


Ilustración 03. Derecha: Trazado principal, y algunas acequias secundarias, del Canal de San Indalecio. Izquierda-arriba: Acueducto de la Rambla del Arco (Benahadux). El círculo y la flecha amarilla indican su localización. Izquierda-centro: Perfil de alturas entre el partidor de San Miguel y el acueducto de la rambla del Arco (Benahadux).

 [Ilustración 04]


Ilustración 04. Fotografía de la inscripción localizada en el acueducto de la rambla del Arco (Benahadux).

En las zonas subterráneas para las que no se ha encontrado ningún tipo de información, se ha optado por trazar una línea recta entre los dos puntos conocidos —inicio y final del tramo—, generado así la distancia mínima entre ambos. Una vez conocido casi todo el trazado se ha calculado la longitud total de todos los tramos localizados para el recorrido del canal principal. En el cuadro bajo estas líneas se puede observar además el desglose en municipios y tipologías (8) [Tabla 1].

Se observa que los metros de trazado descubierto son 4.808,2, mientras que los del trazado subterráneo localizados son 5.845. El alto porcentaje de trazado subterráneo puede ser explicado tanto por las técnicas constructivas aplicadas, como por el fin de parte de las aguas para abastecimiento urbano.

Si se observa el trazado en la ilustración 3, destaca cómo el CSI se encuentra lejos de las formas serpenteantes que caracterizan a los grandes sistemas hidráulicos desarrollados siglos atrás para salvar accidentes geográficos. Este se caracteriza por un diseño rectilíneo —sobre todo en las zonas de Benahadux y Huércal—, hasta que en el límite entre los términos municipales de Almería y Huércal de Almería, siguiendo siempre el nivel de cota al pie de la Sierra de Gádor, se desplaza hacia poniente.

Este diseño no habría sido posible sin la aplicación de técnicas propiamente mineras como la creación de galerías, muy desarrolladas en este momento en la provincia de Almería. Los impulsores de un canal compuesto por más del 30% del trazado realizado mediante galerías se encuentran en la junta directiva de la SNRSI. Según se puede ver a continuación, los componentes de esta junta formaron parte de la élite económica y política de la Almería de fin de siglo. El presidente, Indalecio de Córdoba Escámez, tenía ocho concesiones mineras para extraer plomo en distintos lugares de Almería, Gádor y Níjar, y el 80% de las acciones de la mina de azufre El Trovador; el vicepresidente, Gerónimo Abad Sánchez, era el concesionario de la mina de hierro El Negrito, en Bédar; el tesorero, José Spencer, era banquero; el contador, José Rumy, era notario; el secretario, José Ramón Vicente, abogado; y los vocales, Francisco Jover y Berruezo, alcalde de la ciudad en 1859; Antonio Campoy Robles, alcalde del Ayuntamiento de Almería en la I República; Manuel Orozco, tenía una empresa de fundición y laminado de hierro ligada al sector minero (Gómez Díaz, 1994:98); Joaquín Ramón García y Francisco Barroheta, abogados.

1 | 2 | 3 | 4 | siguiente

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios